Reseñas

Call of Duty: Modern Warfare | Review

"Un regreso a las raíces de la franquicia"

Por Yin | 08/11/2019

Mucho se ha hablado y criticado a la saga de Call of Duty en sus últimas entregas, sin embargo, con el lanzamiento del Call of Duty 4: Modern Warfare en 2007 por Infinity Ward, el ámbito de los shooters en primera persona con temáticas militares nunca volvió a ser el mismo; gracias a este título comenzó una nueva era para el género con campañas y ambientaciones más contemporáneas y realistas, y un nuevo sistema multijugador que llegó a influenciar a la mayoría de los juegos con un sistema de progresión que fue adoptado inclusive en otros géneros.

Tras 12 años de su lanzamiento, Infinity Ward nos presenta Call of Duty: Modern Warfare, una versión totalmente nueva que actúa como un reboot de esta saga. Call of Duty: Modern Warfare cuenta nuevamente con una campaña para un solo jugador, con un gran énfasis en la historia, y diseñada desde cero para satisfacer tanto a los veteranos como para atraer a nuevos jugadores a la saga, con promesas de una narrativa mas realista y brutal que nunca.

La campaña comienza con un grupo de marines de los EE.UU, acompañados por nuestro primer personaje, un miembro de la CIA llamado Alex, con la misión de recuperar cargamentos de armas químicas que serían entregados a una facción terrorista en el país ficticio de Urkzistan.  Esta misión inicial actuará como una especie de tutorial e introducción a las mecánicas de juego, las cuales son las básicas de un shooter en primera persona. Contamos con un botón para apuntar y uno más para disparar, un botón de salto, cambio de arma, uso de granadas y otras armas especiales como bombas molotov y cuchillos, además de la capacidad de equipar linternas y gafas de visión nocturna, que al utilizarse provocan que perdamos la capacidad de utilizar las miras de nuestras armas, aportando un nuevo elemento a la estrategia de juego. Esta vez contamos también con la habilidad de deslizarnos tras correr un breve periodo, algo que será crucial para escapar del peligro en varias ocasiones. Posteriormente y a lo largo de la campaña tomaremos control de otros personajes, Farah, miembro de una facción que se opone a la ocupación rusa en Urkzistan, y el sargento de la SAS británica, Kyle Garrick, quien bajo el comando del capitán John Price, se incorporarán al resto de los personajes para recuperar las armas químicas perdidas, y develar una conspiración que acabará por cuestionar no solamente la moralidad de los personajes, si no también las del propio jugador.

En el transcurso de las 14 misiones de campaña, Call of Duty: Modern Warfare implementa nuevas modalidades de juego, muchas de ellas basadas en sigilo, y algunas otras donde tomaremos el control de drones cargados de explosivos, o utilizaremos dispositivos de señalización láser para efectuar ataques aéreos potentes y precisos sobre objetivos designados, todo esto en una serie de ambientes distintos como embajadas, bosques, desiertos, ciudades abandonadas y hasta las propias calles de Londres. Para esto, el motor gráfico de Call of Duty: Modern Warfare fue completamente sustituido por una nueva versión, en la cual podremos contar con efectos de iluminación volumétrica y fotogrametría avanzada, que además permite una estabilidad y desempeño bien optimizados y constantes, ya que aún en el modelo base del PS4, el juego corre a 60 fps y sin errores notables. En el caso de la versión para PC, completa compatibilidad con la tecnología Ray Tracing, esto provoca un nivel de realismo nunca antes visto en la saga, en especial en los escenarios, ya que por desgracia los modelos de los personajes pueden verse acartonados, sobre todo en algunas expresiones faciales, por unos breves momentos, sin embargo, una excelente actuación y efectos de sonido y un soundtrack de alta calidad, provocan que la inmersión no se pierda aún en estos instantes.

Si bien, la campaña de Call of Duty: Modern Warfare tiene una duración aproximada de 6 horas de juego, dependiendo principalmente de la dificultad, la cual es seleccionable y cuenta con niveles accesibles, así como con la opción de una dificultad realista solo apta para veteranos y expertos, la frase “calidad sobre cantidad” nos viene a la mente y es una descripción adecuada de esta campaña. A lo largo de la campaña enfrentaremos gran variedad de situaciones que representan todas las áreas grises de la moralidad de todos los involucrados en la milicia y en actividades bélicas. Podremos ser testigos de las consecuencias que estos tienen sobre gente inocente, los llamados daños colaterales, y presenciaremos de primera instancia eventos como torturas e interrogatorios con métodos perturbadores, además de ser obligados a tomar decisiones que parecen imposibles y que sin duda provocarán un sentimiento de culpabilidad y disgusto en más de un jugador. No obstante, es esta misma representación centrada en posibilidades reales lo que brinda una nueva fuerza a la campaña, pocas veces, y en especial en este tipo de títulos, obtendremos una serie de puntos de reflexión sobre situaciones que muchas veces no queremos ni siquiera considerar posibles, que una vez que los créditos hayan concluido, nublarán nuestras percepciones sobre lo que puede llegar a ser considerado moral o correcto.

Conclusión

Call of Duty: Modern Warfare cuenta con una campaña que posee una narrativa de gran calidad, que cuando se complementa con grandes actuaciones, un motor gráfico actualizado que aporta un nivel de realismo nuevo para la saga, y controles y mecánicas de juego sólidas, nos dan como resultado lo que posiblemente sea la mejor campaña de la serie. Si bien, la rejugabilidad se limita al desbloqueo de trofeos o completar dificultades más elevadas, y para muchos jugadores, Call of Duty es sinónimo de multijugador, este nuevo título de la franquicia nos demuestra que una campaña bien lograda es igual de importante que el clásico modo multijugador, y que a su vez demuestra que los videojuegos son un medio que permite la difusión de todo tipo de historias, en este caso una versión desagradable y precisa de las realidades de la guerra, que evocaran todo tipo de emociones en los jugadores.

Esta reseña fue realizada en PlayStation 4. Puedes consultar los criterios de puntuación aquí.

Campaña multijugador

La sección multijugador en la saga de Call of Duty es para muchos el mayor atractivo de estos títulos. En esta ocasión con el reboot de la franquicia de Modern Warfare a manos de los creadores originales, Infinity Ward, estas modalidades retornan a sus bases añadiendo nuevas mecánicas que permiten una mejor experiencia de juego en el proceso.

Call of Duty: Modern Warfare cuenta con las modalidades básicas de multijugador, como Team Deathmatch, Search and Destroy y Domination, además nuevas modalidades como Gunfight, la cual está conformada por varios rounds, iniciando en una partida de 1v1 donde deberemos de equipar armas que cambian a cada round de forma aleatoria, que posteriormente te emparejara con un compañero para combatir en encuentros de 2v2, siendo una perfecta opción para todos aquellos dispuestos a probar sus habilidades al máximo. Al unirnos a una partida tenemos la opción de filtrar por tipo de juego y así escoger nuestra modalidad de preferencia. Existe también la opción de seleccionar una modalidad realista que elimina todos los elementos visuales en pantalla como el mini mapa y el numero de municiones restantes para aportar una dificultad aún mayor si el jugador así lo desea.

Quizás la innovación más importante en toda la sección de Call of Duty: Modern Warfare es la implementación del crossplay entre todas las plataformas en las que el título se encuentra disponible. Esto permite que todos los jugadores que hayan comprado el juego puedan unirse a partidas de sus amigos y contactos sin importar en que sistema estén jugando. Esto, sin embargo, también conlleva algunos aspectos negativos, siendo el más importante la disparidad que podremos experimentar al enfrentarnos a jugadores de PC en una versión de consola, ya que las ventajas que estos poseen con el uso de otro esquema de controles basados en mouse y teclado provocarán que las partidas sean disparejas, llegando inclusive a parecer injustas.

En este título la modalidad de multijugador cooperativa Spec Ops está de vuelta. En Spec Ops encontraremos una serie de misiones que actúan como un interludio con la casi segura secuela para la campaña de un solo jugador, en las cuales nos uniremos a otros 3 jugadores para tratar de completar una serie de objetivos, en mapas y escenarios como estadios de fútbol y aviones en pleno vuelo, plagados de enemigos brutales, con un alto nivel de reto y dificultad. Dentro de esta modalidad existe también una opción denominada clásica, la cual actúa similar a un modo de horda en donde olas de enemigos atacarán nuestra posición, siendo la dificultad de estos enemigos incrementada cada vez que una de estas olas es vencida.

El sistema de progresión del juego es muy similar al de las entregas anteriores, al subir de nivel desbloquearemos armas, perks, equipamiento y recompensas por los killstreaks, además, mientras más utilicemos un arma en particular, obtendremos aditamentos como miras, agarres y silenciadores para esta misma, los cuales nos permiten modificar los atributos de las armas como su daño, rango y estabilidad al disparar. Por primera vez en un juego de Call of Duty, el sistema de niveles se encuentra unificado en todas las modalidades que lo presenta, esto implica que, por ejemplo, si un jugador comienza la experiencia online en Spec Ops, los niveles y recompensas que obtendremos en esta modalidad se podrán utilizar en el modo multijugador clásico, volviendo la experiencia de progresión mas accesible para todos los jugadores.

En el caso de las consolas Xbox One y PlayStation 4, Call of Duty: Modern Warfare cuenta con una modalidad multijugador en pantalla dividida que no solamente es local, si no que permite a 2 jugadores conectarse a partidas en línea.

La experiencia multijugador cuenta con la misma calidad gráfica y auditiva de la modalidad de un solo jugador, los tiempos de carga son cortos, y la experiencia es estable, aunque en algunas ocasiones se pueden apreciar texturas con errores al cargar, e inclusive elementos del mapa que aparecen súbitamente al acercarse, problema que no se encuentra en la campaña principal. Los cuadros por segundo suelen mantenerse estables, siendo problemas con la conexión la principal razón para que esto suceda. El juego cuenta con la opción de desactivar el crossplay en cualquier momento, sin embargo, esto provocará que el tiempo que tardemos en encontrar una partida se incremente. Al igual en que los títulos anteriores el juego está diseñado para emparejarnos con oponentes cercanos a nuestro nivel, aunque en muchas ocasiones la diferencia en habilidades puede estar presente de cualquier forma, sobre todo para jugadores novatos en estas modalidades de partidas.

El título tiene planeado lanzar un Battle Pass a futuro, en donde se nos otorgará una lista de misiones que cumplir de manera diaria y semanal, para obtener recompensas como skins para nuestros personajes.

Conclusión

Call of Duty: Modern Warfare es un ejemplo de la filosofía de “si funciona no lo cambies”. Si bien, el juego cuenta con nuevas adiciones importantes como el crossplay entre todas las plataformas, en esencia, las mecánicas de juego son las mismas a los títulos anteriores de la saga, quizás solamente con cambios en el ritmo de juego de algunas modalidades. La progresión unificada entre Spec Ops y el multijugador clásico y la adición de una modalidad de pantalla dividida que permite a dos jugadores conectarse a partidas en línea son características nuevas que benefician de manera significativa a la porción multijugador del juego. Aunque la experiencia multijugador de Call of Duty: Modern Warfare es sólida, no es suficiente para atraer a jugadores que nunca han sentido inclinación hacia esta porción del título, ya que Modern Warfare continúa siendo muy agresivo para los jugadores inexpertos, y requiere de tenacidad y constancia para mejorar y llegar a un punto donde la experiencia deje de ser frustrante, lo cual puede ser un reto que no todos estén dispuestos a aceptar. Aunque se cuenta con una variedad de 10 mapas, siendo algunos tan grandes que cuentan con vehículos para atravesarlos, la rotación de mapas no funciona de manera adecuada y ocasiona que muchas veces las partidas se lleven a cabo en un numero limitado de escenarios en lugar de en todos los disponibles. Actualmente existen planes para lanzar nuevo contenido al juego como nuevas modalidades y mapas de manera gratuita, ya que de momento no existe ningún plan para contenido descargable de paga, lo cual sin duda ayudará a la longevidad de estas modalidades del título. El multijugador de Call of Duty: Modern Warfare es sólido, divertido e inclusive puede llegar a ser adictivo para muchos jugadores, sin embargo, todos aquellos que no gusten de esta opción no encontrarán un nuevo atractivo para quedarse por mucho tiempo.

Esta reseña fue realizada en PlayStation 4. Puedes consultar los criterios de puntuación aquí.