Reseñas

My Lovely Daughter | Review

Las facetas más obscuras de la alquimia llegan al Switch

Por Yin | 26/05/2019

Tras poco más de un año de su lanzamiento en Steam, My Lovely Daughter, un título de simulación de vida desarrollado en Indonesia por GameChanger Studios y publicado por Toge Productions, llega al Nintendo Switch.

En My Lovely Daughter asumimos el rol de Faust, un alquimista que despierta con amnesia junto al cuerpo inerte de su hija y una piedra que contiene su alma. Después de un intento fallido de regresar el alma al cuerpo de su hija, Faust se percata de que esta carece de emociones, las cuales tendrá que obtener de alguna fuente externa. Con esto en mente y utilizando sus habilidades de alquimista, Faust comienza a crear homúnculos, organismos artificiales creados a base de materiales naturales.

Las mecánicas del juego nos son reveladas en el momento posterior a la creación del primer homúnculo, Faust sacrifica su nueva creación con la finalidad de transferir sus emociones al alma de su hija, sin embargo, debido a la falta de desarrollo de su nueva hija artificial, el resultado es nulo. Es por esto que será nuestro deber promover el crecimiento de los homúnculos, enviándolos a trabajar en distintas regiones del pueblo cercano dependiendo de la afinidad de personalidad que estos tengan. El juego cuenta con dos distintas localidades, el pueblo donde en un lapso de una semana asignaremos a los homúnculos a distintos trabajos para obtener recursos y materiales, y la casa de Faust, donde crearemos a nuestras nuevas hijas y cuidaremos de ellas, además de poder observar anotaciones en el diario que serán reveladas conforme nuestro personaje recupere la memoria gracias a la interacción con otros habitantes de la aldea.

Para la creación de nuestras “hijas” homúnculos contamos con cuatro distintos tipos de materiales en tres distintos niveles de calidad, un homúnculo consta de tres de estos materiales, que pueden ser combinados para obtener uno de los 29 diferentes tipos de homúnculos, cada uno con una apariencia y una afinidad de personalidad orientada hacia una de cuatro emociones (Miedo, Tristeza, Felicidad e Ira). La calidad de los materiales determinará el nivel inicial de los homúnculos, siendo un nivel 7 de 10 totales el máximo posible que obtendremos al utilizar los materiales de mejor calidad. Cada homúnculo cuenta además con un nivel de afecto que es incrementado por regalos (los cuales no tienen límite en la cantidad que pueden ser entregados por día), o la opción de pasar tiempo con ella (limitado a una vez por día), y disminuido por las horas de trabajo en el pueblo. Si este llega a niveles muy bajos, los homúnculos escaparán.  Al sacrificar a un homúnculo obtendremos de vuelta materiales, además de puntos para alimentar al alma de nuestra hija con las emociones de nuestro homúnculo sacrificado; mientras mas alto sea el nivel, mejor será la calidad de los materiales y mayor la cantidad de puntos otorgados. Además de esto, en ocasiones seremos visitados por miembros de la aldea, los cuales pueden tener peticiones de materiales, venta de estos mismos, reclamos por el desempeño de los homúnculos en el trabajo, o inclusive la oportunidad de vender una de nuestras hijas. Esto afectará el nivel de confianza de los aldeanos y el nivel de afecto de los homúnculos, lo cual a su vez tendrá consecuencias en el desarrollo de la historia.

En el pueblo contaremos con varias actividades además de oportunidades de trabajo para nuestras hijas. En ciertas ocasiones aparecerán oportunidades temporales de empleo y peticiones de los habitantes por un material en específico, todo esto con el propósito de generar más ingresos. También tendremos la opción de visitar la tienda local para adquirir regalos y ciertos items especiales que tendrán distintos efectos, como aumentar la probabilidad de obtener objetos de mejor calidad tras un sacrificio, aumentar la cantidad de dinero ganada o adquirir mayor experiencia al trabajar.

Inicialmente podremos contar con tres homúnculos de forma simultánea, pudiendo ser expandido a cinco por medio de mejoras que se encuentran en la tienda de la aldea. Si contamos con el número máximo de homúnculos será necesario sacrificar a alguno para poder crear otro, por lo cual es importante planificar el tipo de homúnculo que será creado de acuerdo a las emociones que queramos insertar en el alma de nuestra hija. Al transcurrir un lapso de 4 semanas, bajo la presencia de la luna llena, es cuando tendremos la oportunidad de realizar nuevamente el ritual de infusión de almas, al fallar podremos ver una serie de cinemáticas que actúan como una especie de final alterno, sin embargo, después de este evento, tendremos la posibilidad de empezar de nuevo, con nueva información que se verá reflejada en nuestro diario para que el siguiente intento pueda ser más exitoso. Un aspecto importante por mencionar es que necesitaremos de un bálsamo especial para evitar la descomposición del cuerpo de nuestra hija, el cual tendrá que ser aplicado de manera constante, o de lo contrario no podremos continuar con esta difícil tarea.

El estilo gráfico de My Lovely Daughter es único, con un arte dibujado a mano, visualmente único y atractivo, con una gran variedad de diseños de los homúnculos los cuales pueden ser muy creativos, pero en otras ocasiones pueden resultar algo genéricos. El juego no cuenta con muchas animaciones, aunque existen distintas viñetas para los sacrificios y el tiempo compartido dependiendo del tipo de homúnculo, y recurre a imágenes estáticas la mayoría del tiempo, sin embargo, esto no disminuye la calidad del aspecto visual de My Lovely Daughter. Los efectos de sonido y música son adecuados, cuentan con pocas melodías que no se vuelven ni repetitivas ni molestas y encajan con el aspecto visual y temática del juego.

La forma de controlar las acciones es por medio de un cursor controlado con los sticks análogos, los cuales actúan como una emulación de un mouse de PC, además de tener la opción de controlar el juego por medio de la pantalla táctil del Switch. En el transcurso de nuestra partida no observamos ningún tipo de bug, problemas en el desempeño del juego ni una diferencia significativa entre el modo portátil.

Si bien, la premisa de la historia es básica, a lo largo del juego mediante el uso del diario podremos descubrir un poco más de lo sucedió previo al inicio, el final verdadero puede no ser muy satisfactorio para algunos jugadores, especialmente cuando el título trata de hacer énfasis en la importancia de las decisiones tomadas para llegar a el. No obstante, existe la posibilidad de obtener finales alternativos, ya que el juego cuenta con una gran cantidad de estos, además de una galería que nos permite saber cuántos hemos desbloqueado, sin embargo, en ningún momento se nos provee con alguna especie de tip como guía para nuestras acciones. Una vez desbloqueados todos los finales, el juego no presenta ningún tipo de actividad adicional por realizar. La duración puede variar, el obtener finales no satisfactorios, los cuales nos permiten continuar con el juego, puede llevar desde unos pocos minutos hasta un par de horas, siendo aproximadamente unas 5 horas las necesarias para obtener el final verdadero.

Un aspecto que permitiría la mejora de una manera drástica de My Lovely Daughter sería el desarrollo de una relación más personal con cada uno de los homúnculos al aumentar el nivel de afecto, en ocasiones las respuestas y la interacción con ellas son mínimas, limitadas a una serie de cartas con algunos comentarios que se repiten aun entre distintos tipos de homúnculos, lo cual en ocasiones decrece la importancia de la relación con nuestras hijas. De la misma manera, aunque el juego trata de remarcar un punto importante sobre la explotación de menores, esto en ocasiones también se ve afectado por una falta de consecuencias mas allá de una ligera disminución en el nivel de afecto, el cual puede ser fácilmente recuperado por medio de obsequios.

Conclusión

My Lovely Daughter es un juego que desde un inicio no teme perturbar al jugador, requiriendo la toma de decisiones difíciles en un ambiente cruel, lleno de manipulación, que trata de cuestionar la importancia de la vida, en este caso de organismos creados solamente con el propósito de ser explotados y sacrificados. Si bien, las mecánicas son sencillas, adictivas, y acompañadas de un estilo visual único y llamativo, el hecho de que el juego requiera del sacrificio para obtener un número de finales, la falta de una verdadera relación personal, la similitud entre las interacciones con diferentes tipos de homúnculos y las respuestas de estas hijas artificiales a lo que debería de ser una situación más aterradora, provocan que después de unas horas de juego se pierda el shock inicial que los desarrolladores quieren lograr, haciendo del sacrificio algo más fácil de sobrellevar, sin embargo, My Lovely Daughter es de cualquier forma un juego entretenido, con aspectos filosóficos importantes a considerar, que si bien se encuentran en el gameplay con pocos aspectos llamativos para jugadores no acostumbrados a este estilo del juego, todos los interesados en temáticas fantásticas con un giro lúgubre, y con énfasis en toma de decisiones, deberán de jugar.

Esta reseña fue realizada en Nintendo Switch. Puedes consultar los criterios de puntuación aquí.